top of page

Unidos con el Papa en la oración por los enfermos


Los lazos de la caridad, que unen de manera muy especial a todos los hijos de la Iglesia en tiempos de crisis, se han hecho tangibles en dos grandes ocasiones en los últimos días.


El día de San José, patrón de la Iglesia, el 19 de marzo, los seminaristas del Colegio Sedes Sapientiae se unieron al rezo del Santo Rosario, convocado por la Conferencia Episcopal Italiana, por la emergencia sanitaria que vive el mundo a causa del coronavirus. hizo suya esta iniciativa: "Esta tarde rezamos unidos, confiando en la intercesión de San José, Custodio de la Sagrada Familia, Custodio de todas nuestras familias. El carpintero de Nazaret también conocía la precariedad y la amargura, la preocupación por el mañana; pero sabía caminar en la oscuridad de ciertos momentos, dejándose guiar siempre sin reservas por la voluntad de Dios".


En otro momento, que seguramente pasará a la historia, el 27 de marzo, el Papa Francisco concedió extraordinariamente la bendición Urbi et Orbe en una impresionante y lluviosa y vacía Plaza de San Pedro debido a la prohibición de tráfico de emergencia. Los seminaristas siguieron con fervor este hermoso momento de oración por todos aquellos que de alguna manera sufren las consecuencias de la pandemia que estamos enfrentando. En una densa homilía, el Santo Padre dijo que el Señor está lanzando "un llamamiento a la fe". (...) Es hora de restablecer el curso de la vida hacia Ti, Señor, y hacia los demás. (...) La oración y el servicio silencioso son nuestras armas ganadoras".


Animados por tan grandes momentos, los seminaristas continúan su formación, en medio de los estudios y la oración, que en estos días se dirige de manera muy especial a los enfermos, a sus familias y a nuestros benefactores, que son los grandes responsables de la oportunidad que tenemos aquí.



Comentarios


bottom of page