top of page

En misión dentro del pueblo de Dios


El verano es un tiempo precioso, entre otras cosas, porque nos permite, como seminaristas, intensificar la actividad pastoral en las parroquias, casas de caridad y de asistencia. Y esto es lo que procuramos hacer desde finales de junio: la mayor parte de nosotros se distribuyó entre numerosas parroquias italianas donde nos ocupamos de campamentos de verano con los jóvenes y realizamos pastoral con las familias. Un grupo consistente de alumnos del colegio, además de esta experiencia parroquial durante un mes, pasó otro ayudando en algunas casas para personas ancianas o enfermas.


También hubo quien tuvo la ocasión de atravesar las fronteras italianas para acudir a España, Reino Unido o Francia y aprender las respectivas lenguas de estos países. Otro grupo de veteranos, después de tres años de permanencia en el Colegio, regresó a la propia diócesis, para ayudar en el trabajo pastoral antes de regresar al Colegio para proseguir con los estudios.

Comentarios


bottom of page