top of page

Días intensos


La Semana Santa fue intensa para los seminaristas de primer año, que se quedaron en Roma y vivieron estos días tan especiales en la Ciudad Eterna. El martes santo, encabezados por el rector don Javier Canosa, muchos completaron el tradicional recorrido de las siete iglesias, que popularizó san Felipe Neri y que incluye las cuatro basílicas mayores (San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros) y las tres menores (Santa Cruz en Jerusalén, San Lorenzo y San Sebastián). Fueron más de veinte kilómetros a pie, en un peregrinaje que incluyó la oración del viacrucis.


El Triduo Pascual lo vivieron los seminaristas ayudando en el servicio litúrgico de diversas iglesias romanas. En algunos casos, con gran concurrencia de jóvenes, pues se trataba de las ceremonias en las que participaron las y los estudiantes del Univ, un congreso universitario que personas del Opus Dei organizan cada año en Roma.


El magnífico colofón a estos días fue el servicio litúrgico que diecinueve seminaristas realizaron en la plaza de San Pedro, durante la Misa celebrada por el Papa Francisco el domingo de Resurrección, seguida de la bendición Urbi et Orbi. Todos pudieron saludar personalmente al Santo Padre y, así, unirse más aún a su persona y a sus intenciones, entre las que como se evidenció en las palabras pronunciadas antes de la bendición, un lugar importante lo ocupa su preocupación por la paz en el mundo.



Commentaires


bottom of page